domingo, 8 de febrero de 2009

Porfin probé la Guayaba y me gustó

Hace un tiempo escribí sobre el restaurante La Guayaba Verde y su mudanza de La Candelaria a Santa Eduvigis. No había podido ir a probar su comida venezolana con un toque especial de fineza y categoría.

El lugar está montado con mucho gusto; sencillo y elegante, la presentación de los platos cuidando la estética lo cual ya te vende la comida, muchos detalles tomados en cuenta. Nos costó, igual pudimos ver que le paso a otras mesas, decidir qué comer. Lo que pedimos estuvo muy bueno, y probé lo mio y lo no mio. El lugar me encantó y la comida también, les recomiendo a todos ir a probar los platos de la comida venezolana con un sabor y delicadeza que da gusto.

Gracias al chef Eduardo Castañeda por permitirnos comer nuestros platos mas emblemáticos de la comida venezolana, fuera de casa en un ambiente tan sabroso. Nos quedamos haciendo una larga sobremesa porqué llovía a cántaros ese domingo.

P.D.: las fotos fueron tomadas con mi teléfono celular y no reflejan con exactitud los colores y detalles.
Sensacionales los carimatolas de yuca
Buñuelos Santa Inés, años sin comer buñuelos, que rico
Roti de camarones
Polvorosa de pollo
Quesillo de naranja
Torta de pan

3 comentarios:

maria luisa dijo...

María Mercedes probaste lso mejores platos, son ricos. Me encantan las carimañolas, los buñuelos y el roti muy especialmente.

Hay también otro que me encanta: el tartar de atún. Eduardo le pone un toque muy original.

MMercedes de Sucesos a Sociales dijo...

Espero seguir probando otros platos de nuestra comida venezolana que tan pocos hacen en los restaurantes. Disfruté mucho todo lo que comí, lamente que hubieran pocos postres para escoger, sólo los dos que pedimos. Nos veremos allí el jueves 12.

Yuri Acosta dijo...

Leyendo este post y siendo que casualmente ayer 06/05/2009 tuve una decepción gastronómica, me permito contarte lo siguiente.

Tal vez conociste un local creo que de segunda o tercera quizas llegando a cuarta para algunos que había bajando por la Torre Británica llamado Rita´s Cocinook, en el cual vendían un plato llamado Roti. No te lo voy a describir porque no creería que no conocieras el Roti. Ese sitio desapareció hace muchos años desapareciendo toda posibilidad de comerlo en Caracas, lo he probado en Trinidad, Saint Vincent yotras islas del caribe, pudiendo encontrar en todos esos sitios el sabor que mi mente recuerda.

Hace poco conocí que en Caracas hay un sitio donde lo venden, esta fué mi experiencia de hoy en la Guayaba Verde y la quiero compartir contigo.

Particularmente y respetando cualquier otra opinión, salí verdaderamente defraudado por varias razones.

La primera es que para tratarse de un plato que, tanto en Trinidad como en las otras islas caribeñas donde lo preparan y he tenido oportunidad de probrarlo, lo venden como típica y humilde comida callejera, o de al menos lugares muy modestos, siendo así de modestos también los precios; me pareció extremadamente caro, sin relación alguna entre el precio y el plato, ni siquiera el ambiente, decoración y ubicación del Restaurant ayudaban en su justificación. Para tratar de explicarme y más aun para los que no conozcan el Roti, sería una grocería pagar BsF. 56 por una arepa de Reina Pepiada, ni en la más pulcra, exquisita, refinada y sifrina arepera, ni que me la sirviera autografiada Alain Ducasse!!

La segunda fué el Roti como tal, la masa estaba ok, el tamaño también, pero el guiso y el gusto del mismo, nada que ver.

El Guiso: Cuando uno pide un Roti, sea de carne, pollo, camarones u otro tipo de carne, realmente uno no debe esperar una exagerada cantidad de esta parte del guiso, ya que si se excedieran tampoco sería agradable. Tampoco como en este caso, el extremo opuesto, es decir, el tener que realizar una disección o una autopsia del pobre Roti, a ver si aparece algún rastro del supuesto componente cárnico del guiso.

El gusto: Tampoco tenía un punto de curry agradable y no es que fuera fuerte o casi inexistente, es que sabía muy diferente al curry que se consume en esas islas, el cual por cierto es muy similar al que se consume en la región oriental del pais. Osea un curry que como que no, no sabía a curry!

Como nota aparte y disculpa el desagrado que pueda ocasionar lo que voy a describir, uno de los empleados de barra, sin siquiera preocuparse por saber si había algún comensal (y ni estando vacío!!) llegó a su puesto con un erupto super sonoro por el cual lo miré fijamente sin obtener siquiera un disculpe como respuesta!

No me queda otra que esperar quitar el sabor de mi boca y tratar de traer a la mente el sabor por casi tres horas perdido, que recuerdo de los Rotis comidos anteriormente, tanto afuera como los que vendían en la desaparecida Rita´s Coccinook!

Saludos!

yacost@gmail.com